#35 Hábitos (I): La sonrisa del elefante rosa

En las próximas semanas vamos a dedicar al menos un par de capítulos a uno de esos temas que intento tratar sólo muy de vez en cuando, porque me preocupa entrar demasiado en el terreno de la autoayuda o del desarrollo personal, que es el nombre guay que se le da a estos temas últimamente. Y es que no soy especialmente amigo de este tipo de contenidos. O, mejor dicho: no me gusta presentarlos como si yo tuviera la respuesta a los problemas de nadie, ni tampoco como si existieran fórmulas mágicas para conseguir lo que nos proponemos, porque no creo en ello.

Pero lo que sí creo es que hay ideas o técnicas que son lo suficientemente poderosas como para al menos inspirarnos y me gusta intentar rescatarlas de vez en cuando. Y el tema de esta mini-serielos hábitos, camina un poco en esa fina línea. Hay quien se obsesiona con ello y lo ve como el atajo para ser exitoso. Y hay quien simplemente lo ve como una herramienta más. Yo estoy más cerca de lo segundo.

Aunque en realidad, lo que más me interesa de los hábitos no es tanto que nos ayuden a ser más productivos o más exitosos, sino que creo que nos dan un pequeño súperpoder: el de usarlos para tener cierto control, para diseñar la vida que queremos tener o la persona que queremos ser. Sin ninguna grandilocuencia, no me refiero a hacernos multimillonarios, famosos o ser auténticos santos. Sino que, desde un punto de vista mucho más humilde, podemos ir modelando poco a poco quiénes somos, profundizando en los aspectos de nosotros mismos que más nos gustan, limando los que nos gusten menos y, sobre todo, aprendiendo y desarrollando los que nos gustaría poseer.

Porque cada cosa que hacemos es un voto por la persona que queremos ser. Y por lo tanto, las cosas que hacemos habitualmente, nuestros hábitos, son quienes ganan esas elecciones. Y podemos abandonarnos a la inercia y simplemente hacer lo que todo el mundo o seguir la corriente que nos lleva por la vida o podemos tomar el control sobre ellos y usarlos como una herramienta. Esa es, para mí, la idea más poderosa que hay detrás de todos los libros que se han escrito – o que yo he leído, al menos – sobre hábitos.

Así que hoy vamos a empezar a explorar las claves que distintos autores han encontrado alrededor de cómo generarnos y beneficiarnos de los hábitos.

NOTAS DEL CAPÍTULO

Capítulos relacionados

Libros recomendados

Personas mencionadas:

Música y monólogo iniciales: Woody Allen – Annie Hall (1977)

Site Footer