#24 CRISPR: convirtiendo los genes en bits

La verdad es que con el capítulo de hoy me he metido en un lío importante, así que déjame empezar con un aviso: desgraciadamente, no soy científico y mis conocimientos sobre biología se limitan a lo poco de lo que me acuerdo de aquello que estudié hace muchos, muchos años en una galaxia muy, muy lejana llamada Bachillerato.

Sin embargo, me fascina la biología y en particular el tema de hoy, que creo que tiene el potencial de convertirse en uno de los descubrimientos más revolucionarios de la historia de la humanidad. Así que me he decidido a estudiarlo, entenderlo y contártelo y me he propuesto ser por un lado, lo más riguroso posible, por razones obvias, y por otro lo más breve posible. Y lo de breve es, simplemente, porque he aprendido que cuanto más hablas de algo que no dominas, más fácil es que metas la pata.

Hoy toca hablar de algo que ni siquiera sabemos pronunciar al leerlo, el CRISPR.

¿Y por qué me fascina? Porque en cierta medida, nos da la capacidad de tratar los genes casi, casi, como tratamos a los bits. Nos permite, en definitiva, alterar el ADN de un ser vivo a nuestro gusto. Y esto, como te puedes imaginar, tiene infinidad de aplicaciones. Algunas muy reales y muy cercanas, otras que al menos de momento pertenecen a futuros utópicos y otras, que ojalá nunca se cumplan.

Así que de eso te hablo hoy: de qué es, cómo funciona y cuáles son las aplicaciones que puede tener el CRISPR.

NOTAS DEL CAPÍTULO

Libros mencionados

Enlaces recomendados:

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Site Footer